Mortiña, una zombi que quiere ser niña
Mortiña, una zombi que quiere ser niña

Mortiña, una zombi que quiere ser niña

Seguramente vosotros la conocéis como Mortina pero, cuando ví este cuento por primera vez y comprobé que lo tenían en gallego no tuve dudas.

En mi casa se habla castellano por tanto cuando los señoritos eran pequeños, poníamos grupos infantiles que cantaban en gallego como Pablo Díaz, A gramola gominola o María Fumaça para que se familiarizaran con el idioma. Casi se puede decir que los poníamos más por nosotros que por ellos🤣. Ahora que ya eligen música pues ya no tenemos esa opción.

Por esta razón, siempre que veo una versión en gallego de algún libro o cuento que les puede interesar ¡Me lanzo a por él! 😂.

Este en particular apareció la mañana de Halloween por arte de Magie, un cuervo mágico que tenemos en casa

Algún día os contaré la historia.

Después de un par de Halloween contándolo, la señorita quiso convertirse en Mortiña por esta fecha.

Y a ello me puse.

Ha hacer magia costuril

Compré una tela del mismo color, con una textura aterciopelada y con un estampado muy Victoriano.

Hice los patrones delantero y espalda del vestido, de largo hasta la rodilla, y la manga.

Luego corté en la tela aterciopelada.

-Las mangas.

-El delantero, doblada sobre sí mismo en la mitad sin margen.

-La espalda dividida en dos partes.

Y teniendo en cuenta los márgenes correspondientes.

Unimos ambas partes delantero y espalda entre sí. Colocando primeramente la cremallera invisible en la costura de la espalda y uniendo ambas partes de la pieza, en la zona a la que no llega la cremallera.

Cosemos cada una de las mangas entre sí y luego unimos al vestido como corresponde,

Ahora toca el «babero». de la parte delantera

Para ello se dibuja sobre el patrón delantero para que tenga el largo, el ancho y la forma del cuello que se quiera.

También lo entretelamos en la parte interna, para que quede más rígido y no transparente el color del vestido.

Doblamos la costura hacía dentro con la plancha y colocamos en su lugar.

Pasamos una costura a lo largo del contorno para unirlo al vestido.

Tiene pinta de almidonado, ¿verdad Tristeiro?

Cogemos el bajo y lo cosemos a mano a puntada escondida, al igual que las mangas.

Cortamos y entretelamos la vista del cuello que luego unimos al mismo.

Ahora el cuello

Uní la manga al delantero del patrón para trazar la forma del cuello.

Pasé el mismo, tanto la parte delantera como la espalda, a otro papel que recorté con la forma correspondiente.

Coloqué encima del patrón del delantero y de la espalda para comprobar que la forma era la que yo quería. Y corté en la misma tela que el «babero» anterior.

Como el corte del cuello es entero, hay que tener en cuenta que la tela en la zona de la espalda tiene que estar doblada sobre sí misma, mientras que en el extremo del delantero hay que dejar margen.

Se corta el cuello dos veces.

Entretelé una de las partes y uní ambas entre sí.

Volteamos por la abertura del cuello.

Cerramos dicha abertura doblando las costuras hacía dentro y poniendo una de las partes del velcro a lo largo del cuello en la parte que no queda a la vista. Pasando posteriormente una costura que la cerrará y fijará el velcro.

La otra parte del velcro la colocamos en el cuello del vestido.

Aquí podéis ver como queda por delante.

Le cosí un lazo y un par de botones como en el original.

Además como me aburría 😜 le hice los cubrezapatos. Que los corté como en el apartado de «piernas» del disfraz de Iron Man pero en goma Eva y con «cordones»😜.

¡Ah! ¿Qué queréis saber de dónde saqué el bolso?

Eso es para otro post

Se llama Tio Avo ¿Verdad Tristeiro?

Esta vez, fuimos todos conjuntados😬

¿Sabéis de que fue el señorito?

y ¿yo?

Os doy una pista 🧐

¡Nos vemos!

instagram

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.